La Batalla del Jarama en el Parque Lineal del Manzanares

Pocos conocíamos que la Batalla del Jarama había tenido lugar también a orillas del río Manzanares, y que el Parque Lineal atesora importantes restos de uno de los enfrentamientos más importantes de la Guerra Civil Española.

Pocos sabíamos que el río Manzanares y sus alturas del Cerro Gordo y del Cerro Redondo, la Torrecilla, La Marañosa, Cabeza Fuerte, Coberteras o el espolón de Vaciamadrid, fueron protagonistas principales de un brutal enfrentamiento que luego llamaríamos “La Batalla del Jarama”.

Probablemente la Batalla del Jarama se decidió frente a los olivares de Arganda y de Morata, pero no sería acertado históricamente olvidar lo que sucedió en los valles y alturas del Parque Lineal del Manzanares.

Porque si no lo cuentas, no existe, en el GIPL hemos elaborado un modesto trabajo de recuperación histórica sobre la Batalla del Jarama, visitando in situ decenas de restos, en una labor que se ha extendido durante años, inacabada, y de la que ahora publicamos un resumen en una serie de capítulos que completan la visión de la Guerra Civil Española en el Parque Lineal del Manzanares. Otro campo de investigación que tan solo acaba de abrirse.

La Batalla del Jarama

Febrero de 1.937. Tanto gubernamentales como rebeldes tienen un objetivo común pero con direcciones contrarias: embolsar a las tropas enemigas situadas en Madrid para cortar sus comunicaciones y obligar a su completa rendición. El escenario sería con total seguridad el Sureste madrileño, cerca de los ríos Manzanares y Jarama.

El día 6 de febrero los nacionalistas se adelantan, iniciando una de las batallas más duras de toda la Guerra Civil Española. Empezaba la Batalla del Jarama. Los republicanos, inmersos aún en la zozobra de su propia maniobra, esperan el ataque por el Manzanares, dirección Vallecas y Vicálvaro.

Loma Artillera
“Loma Artillera”, que fuera duramente castigada por los nacionalistas antes del asalto final a Coberteras

Los de Orgaz y Varela van ocupando implacablemente las alturas que les darán dominio absoluto sobre el posterior desarrollo de la Batalla del Jarama. Caen en rápida sucesión temporal los estratégicos vértices de Cabeza Fuerte, Marañosa, Pindoque y espolón de Vaciamadrid, poniendo en bandeja el triunfo rebelde. La orillas derechas de los ríos Manzanares y Jarama, dominadas por sus alturas, serán nacionalistas al final de la jornada del día 9 de febrero. Los republicanos se desangran en una inverosímil defensa que raya la catástrofe en algunos sectores.

No tardan en saltar los cerrojos del Jarama. El día 11 son cruzados los puentes del Pindoque y de San Martín. Moros y legionarios abren una cabeza de puente en la orilla izquierda del río. Ya no hay duda de la dirección del ataque, pero las alturas perdidas junto al Manzanares serán la clave de la Batalla del Jarama.

Urge taponar la herida abierta del Jarama porque Madrid cuenta sus días en poder del Gobierno. Brigadas españolas e internacionales acuden a lo incierto, al monte en busca del enemigo. Éste no se hace esperar y finalmente se produce el choque. Allí donde es hallado se cava un agujero con las manos, con el casco si se dispone de uno. Sin apenas suministros, sin lineas de abastecimiento, desgajados de una masa de maniobra que ni siquiera existe, pretenden cambiar la realidad de la Batalla del Jarama. Pretenden poner un precio a cada metro que avancen los rebeldes. Lo consiguen.

Las Brigadas Internacionales ganan protagonismo en actos de resistencia numantina que les cubren de gloria. La Colina del Suicidio o la Cota 700 son vivos ejemplos de la denodada entrega de británicos, eslavos, alemanes, franceses,… Mientras dura la resistencia se gana tiempo. Van llegando refuerzos y tropas de refresco que tomarán el relevo de posiciones muchas veces reducidas a montañas de cadáveres.

Los olivares frente a Arganda y Morata son una telaraña infectada de tanques soviéticos. Los T-26 rusos ya han llegado en gran número al frente, y se despachan a placer contra las cansadas tropas Regulares y del Tercio. Los republicanos, con la ilusión de una victoria probable y apoyados por una aviación leal netamente superior a la rebelde, comienzan a devolver un durísimo golpe.

Los objetivos nacionalistas no se han conseguido. No se ha llegado a Arganda, ni tampoco a Morata. Ni mucho menos a Alcalá de Henares. La Batalla del Jarama se convierte en un infierno hasta entonces nunca vivido por las tropas del general Franco.

Miaja quiere darle la vuelta a la Batalla y promete a sus ejércitos llevarles a la victoria atacando por los flancos al enemigo atrincherado en la bolsa del Jarama. Dos objetivos claros: La Marañosa, Coberteras y el espolón de Vaciamadrid junto al Manzanares. El cerro del Pingarrón en el otro lado, junto al Jarama. Rodeado por una pinza con bases en ambos ríos, los de Orgaz y Varela, muy debilitados por el tremendo esfuerzo del ataque, serían aplastados.

Deslumbrados por la posibilidad de cambiar el destino de la Guerra, los republicanos olvidan que los nacionalistas ya se han fortificado en sus posiciones. Posiciones que por otro lado gozan de una enorme ventaja estratégica y que no tendrán permitido ceder a ningún precio.

El día 27 de febrero de 1937, agotado ya el contraataque republicano, el mando gubernamental, en un acto de lucidez como pocos se dieron en la Batalla, desiste de tomar el promontorio del Pingarrón y da por buenos los mediocres avances en el espolón y en La Marañosa. Ese día, agotados hasta la extenuación ambos ejércitos, inútiles en el imposible objetivo de aniquilar al contrario, carentes ya de toda brillantez en el planteamiento de su estrategia militar, se da por concluida definitivamente la Batalla del Jarama.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Batalla del Jarama en el Parque Lineal del Manzanares

  1. fdomingor dijo:

    En este enlace aparece mucha informaciñon sobre la Batalla del Jarama

  2. admin dijo:

    Ahí queda el dato.
    Hay un vídeo que habla de los búnkeres de la Marañosa y parece que quiere enlazar con la Batalla. Si es así deberías corregirlo ya que, como se ve en uno de los textos moldeados en el hormigón, son todos ellos posteriores a la Guerra Civil Española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>